Inicio Destacado Fiesta de San Nicolás, patrono de los niños, marineros y viajeros

Fiesta de San Nicolás, patrono de los niños, marineros y viajeros

130
0

¿Sabías que San Nicolás es un Santo Templario?, su fiesta se celebra cada 6 de diciembre, cuenta una de tantas historias que salvó a tres niños de ser ejecutados y los llevó a su casa con sus padres, regalándoles dulces y juguetes para hacerlos felices. Se narra también que tres niños fueron asesinados y arrojados en un barril de sal. Sin embargo, por la oración de San Nicolás los infantes volvieron a la vida. Por ello es patrono de los niños y se le suele representar con tres pequeños a su costado. San Nicolás usaba su capa con la cruz templaria, por eso lo vistieron de rojo con el paso de los años. Cuenta la leyenda que si el 6 de diciembre enciendes una vela y le haces oración puedes pedir un deseo que será concedido el 24 de diciembre.

“Sería un pecado no repartir mucho, siendo que Dios nos da tanto”, solía decir San Nicolás, patrono de los niños, los marineros, los viajeros y de Rusia, Grecia y Turquía. De sus restos brota un aceite conocido como el “Manna di S. Nicola”. En Mira, se decía que “el venerable cuerpo del obispo, embalsamado en el aceite de la virtud, sudaba una suave mirra que le preservaba de la corrupción y curaba a los enfermos, para gloria de aquél que había glorificado a Jesucristo, nuestro verdadero Dios”.
Al tratarse de un santo de los primeros siglos, poco se sabe con certeza de él.

Oración a San Nicolás para pedir su protección
¡Oh bienaventurado San Nicolás de Bari! a quién Dios ha glorificado con innumerables milagros manifestando su voluntad de que acudamos a ti, en los momentos difíciles de nuestra vida, confiados en tu protección.
¡Oh portento de caridad! al que acuden las familias, los pobres, los enfermos, los comerciantes, los empleados, los presos, los niños, las doncellas en peligro; yo, humildemente te pido me alcances la gracia que de ti espero, confiado en tu valiosísima protección, la que nunca niegas a tus devotos, para que, favorecidos por tus bondades, cantemos una vez más las misericordias del Señor, y las maravillas de sus santos. ¡Providentísimo San Nicolás! no me abandones.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here